Urbanización La Trampa, un sueño que no se hizo realidad

3012
Damnificados de la Urbanización la Trampa, se reúnen en la Biblioteca Municipal debatir cual es su futuro con sus viviendas. Foto: Evaristo Pérez
-Anuncio-

Mientras los damnificados del Proyecto de vivienda de interés social Juan Bautista Garcés, más conocido como la Trampa, continúan peregrinando la solución a su problema, esta semana la Fiscalía puso el ente investigativo en el Controvertido Proyecto, fue grande la sorpresa para el ente acusador al visitar el predio y encontrar solo vestigios de escombros y ni una vivienda.

Todo comenzó en el año 2.006, cuando 398 familias sin vivienda, seleccionadas por “Antioquia Presente” en la Administración del Alcalde Juan Carlos Garcés Estrada, la Gobernación de Aníbal Gaviria y Viviendas de Antioquia, VIVA; comenzaron a hacer soñar a estas personas y poco a poco el sueño se convirtió en pesadilla. Cada familia debió consignar a la cuenta 37130166645 Unión T.J.V.C. Fomento Urbano, la suma de $2 millones de pesos, plazo hasta junio de 2007, y entregada la vivienda pagar $ 9 millones de pesos en módicas cuotas mensuales. Inicialmente el proyecto se construiría cerca a la troncal de Occidente, de un momento a otro este fue llevado al sector rural en la Trampa, cerca a la estación de bombeo del Oleoducto Caño limón- Coveñas, zona inundable surcada por un caño y serpenteada por un Bosque. En ese entonces la Gobernación de Antioquia hizo un aporte de 720 millones de pesos para servicios públicos: agua, luz y construir una planta de tratamiento de Aguas Residuales. El IDEA, a través de la Fiduciaria Central, nombró un interventor que jamás se conoció. La constructora, la Firma Fomento Urbano; y se conformó la “Junta de vivienda Primero mi Pueblo” cuyo Presidente era el Señor Oswaldo Luna, quien avalaba el desembolso de los recursos.

La Corporación Autónoma Regional de Antioquia, Corantioquia, mediante Decreto 1220-05 expidió la licencia para el uso del Recurso Bosque y Agua, y fue por aquí donde comenzaron los primeros tropiezos: la Constructora desvió el caño, depredó el recurso maderable sin permiso y la Corporación Corantioquia comenzó a tramitar una sanción contra el Municipio de Caucasia; además los beneficiarios rechazaron el mismo porque el terreno no era apto para urbanizar:  se inundaba en un 60% y en el estudio de suelo se encontró un limo que no permitía la compactación del mismo.

En abril de 2007, con motivo de la vista del Presidente Álvaro Uribe Vélez a Caucasia, se le rindió el siguiente informe: inversión en el municipio $3.943 millones de pesos, para la construcción y mejoramiento de 1.208 viviendas, hasta ese momento se habían mejorado 242 viviendas para una población beneficiada de 1.016 personas y el Departamento hacia un aporte de $356.582.844 pesos. Indudablemente esto era solo cifras en un papel. Las casas de la Urbanización Juan Bautista Garcés aparecían construidas y comenzaba a engendrarse la “Trampa”.

Fue entonces cuando los beneficiarios comenzaron a citar a reunión a Fomento Urbano y al Alcalde Juan Carlos Garcés, en reiteradas ocasiones faltaron a las mismas, ante la impotencia de las familias; se llegó al colmo que no permitían que nadie visitara el interior de la obra. El 31 agosto de 2007, al fin se dio una reunión con el Alcalde, pero fue para informar que ya no había plata para pintar las casas, que el beneficiario debía asumir este gasto, lo mismo que la arborización. Esto rebozo la copa y el consenso general fue: “No queremos nuestras viviendas en ese sitio, exigimos una reubicación”. El proyecto se paró.

Nuevas elecciones, es electo Jorge Iván Valencia, en estos 4 años suceden tres cosas trascendentales: la primera; 99 afectados, a través del abogado Onaldo Córdoba Julio impetraron una Acción Popular en contra del Municipio de Caucasia, la Empresa de Vivienda de Antioquia- VIVA, la Constructora Fomento Urbano S.A. y la Junta de Vivienda Comunitaria Primero mi Pueblo; ante el Juzgado Quince Administrativo de Medellín, por estimar amenazados los Derechos Colectivos a la Moralidad Administrativa, al Patrimonio Público y al Equilibrio Ecológico. Lo segundo, algunos afectados retiraron los 2 millones de pesos que habían consignado y lo tercero, la Constructora Fomento Urbano S.A. cambió inexplicablemente de razón social: Ahora se llamaba Nuevo Horizonte y su representante el Ingeniero Mario Montoya brillaba por su ausencia. Esta administración fue muy apática al drama de estas familias.

El 21 de noviembre de 2011, antes de terminar la Administración de Jorge Valencia, el Juzgado Quince Administrativo del Circuito de Medellin, mediante sentencia No. 108-2011, falla a favor de los demandantes en el sentido que el Municipio de Caucasia y la Empresa VIVA, deben restituirle los derechos vulnerados reubicando a estas familias en los Proyectos que Desarrolle el Ente Territorial, sin que éstos debieran cancelar un peso más por daños y perjuicios.

Llega la administración de José Arabia (2012-2015) reubicando un primer grupo de 41 familias en la Urbanización Altos de Santa Ana y un segundo grupo de 40 en Altos de la Colina. Los demás continuaron arrastrando la cruz, hasta la llegada de la administración de Óscar Aníbal Suárez (2016-2019) produciendo una noticia importante el 10 de febrero de 2017: “En Caucasia una hectárea para construir vale mil millones de pesos, allí caben 50 viviendas, saliendo muy costoso para el Municipio. En las ciudades se está construyendo Propiedad Horizontal: en este tipo de Proyecto por cada hectárea se construyen 300 apartamentos cómodos, dignos, edificios de 5 pisos con parqueaderos, zonas verdes y comerciales, y polideportivos. El Municipio va dar el lote más 5 millones de pesos por familia y la Constructora gestionará un subsidio ante el Gobierno Nacional. Al entregarle la vivienda el beneficiario continuará pagando $150.000 pesos mensuales por determinados años, es como un arriendo con la diferencia que están pagando su casa propia; esta propuesta es para casi 200 familias de la Trampa y los invasores sin vivienda de Las Malvinas. El proyecto se ejecutaría cerca de las Malvinas”.

Por primera vez el rostro de estas familias se iluminó de esperanza, el sueño de tener vivienda propia está cerca; Wilson Giraldo, líder de estas familias, manifestó: “Por primera vez sentimos que un dirigente Político nos aborda de esta manera y trata de darle solución a esta problemática de la Trampa que tiene más de 10 años, esto ha sido una infamia, un olvido por parte del Municipio”.

Se abre una nueva ilusión para estas 200 familias del Proyecto de vivienda más controvertido en la historia de Caucasia, ahora se espera que la Fiscalía haga las investigaciones y haga pagar los Corruptos, los mismos que dejaron inconclusa la obra de la Biblioteca Municipal con un desfalco de cerca de 3 mil millones de pesos.