Juan José Ocampos, el joven que quiso conocer el comercio del Oro y fue asesinado en el Bajo Cauca

2668
Foto: Semana .
-Anuncio-

Familiares identificaron el cuerpo sin vida del joven de 17 años Juan José Ocampo, tras cuatro días de desaparecido. Había salido de de Envigado rumbo a este municipio del Bajo Cauca antioqueño, a explorar cómo funcionaba la venta y compra del oro.

Tras cuatro días de angustia, la familia Ocampo Duque fue informada de la trágica noticia. Juan José, el menor de la familia, fue hallado sin vida, a orillas de un río en Caucasia, uno de los municipios más violentos del Bajo Cauca antioqueño.

El papá y el cuñado de Juan José le confirmaron a las autoridades que el cuerpo que encontró un grupo de pescadores en el barrio El Prado, sí corresponde con el del menor de 17 años desaparecido desde el viernes pasado.

“Pescadores encontraron el cuerpo sin vida de un joven el cual tiene las manos amarradas. Además viste un jean azul, bóxer rojo y suéter negro con estampados”, informaron medios locales sobre el medio día de este lunes, minutos antes de que su papá confirmara la trágica noticia.

Los Caparrapos y Clan del Golfo se disputan el control del Bajo Cauca antioqueño. Pelean por el control del narcotráfico, pero también el de la minería ilegal.

De acuerdo con las primeras versiones de las autoridades, el joven fue asesinado y arrojado al río Cauca y su cuerpo fue arrastrado por la corriente. Hasta ese punto del municipio llegaron sus familiares, después de que se trasladaron al municipio siguiendo su rastro y en busca de respuestas.

Juan José era un joven “estudioso y sano”, cuentan miembros de su familia. Aunque no entró a la universidad y rechazó una beca que le otorgó la Universidad Potificia Bolivariana por su buen desempeño académico en el 2017, estaba “metido de lleno en el estudio de la bolsa de valores”. Quería conocer su dinámica y cómo funcionaba. Por eso se metió a estudiar inglés en la Academia de Idiomas Smart.

Todo parecía marchar sobre ruedas hasta que alguien, hace 15 días más o menos, le tocó el tema del comercio del oro. El menor de 17 años, interesado en saber cómo funcionaba el negocio, tomó la decisión de viajar a Caucasia. Un municipio minero del Bajo Cauca antioqueño que actualmente se disputa el Clan del Golfo y Los Caparrapos. Dos actores armados que están tras el control territorial. Pero más allá, el interés de Juan José era conocer cómo funcionaba el negocio del mineral en una zona que en su momento llegó a ser la mayor productora de oro en Colombia.

“El niño salió el viernes a las cuatro de la mañana de su casa en Envigado y no volvimos a saber nada de él. Iba rumbo a Caucasia”, fue lo que le dijo a su mamá. Pese a la oposición que ella le mostró, Juan José siguió adelante con su itinerario. “No se preocupe. Yo no llevo plata. Nada más voy a hacer una averiguación y vuelvo”, les dijo para tranquilizarlos. Pero sus palabras no bastaron. A las nueve de la mañana, cuando al celular no le entró una llamada más, comenzó la pesadilla para la familia.

Por más que trataban de comunicarse ni sus papás ni hermanos obtenían respuesta. Juan Jose no contestaba las llamadas, ni los mensajes de Whatsapp. Desesperada, su familia se comunicó con la Policía de Carreteras en busca de respuestas. Un accidente de tránsito estaba entre las posibilidades que contemplaban de lo que le habría pasado. “Nos enviaban fotografías de algunas personas muertas en la vía pero ninguno se parecía a él”, cuenta su cuñado Carlos.

Después de poner una denuncia en la Fiscalía e inundar las redes sociales con información suya, su papá decidió ir hasta Caucasia a buscarlo. “A mi esposa le llegó un mensaje en el que le decían que al niño lo montaron en una chalupa y se lo llevaron. Decía el audio, que él rogaba a las personas, le decía que él nada más venía averiguar para comprar oro, pero que él no era una persona mala. Les decía que investigaran, pero es una fuente que no se sabe que es tan confiable”, agrega la familia desconsolada. 

El de Juan José no es el único caso que se ha presentado en la región. El pasado 12 de abril en el río Tarazá fue rescatado el cuerpo sin vida de un hombre, aún por identificar, y no hace más de dos meses, una mujer y dos hombres más fueron asesinados en extrañas circunstancias. Se trata de Arnaldo Sánchez, su hija Judith Sánchez Villadiego y Yosiris Martelo. Maniatados y con señales de tortura fueron hallados sus cuerpos. 

En el municipio de Caucasia, especialmente todo lo que corresponde a la subregión del Bajo Cauca antioqueño, se registra una ola de inseguridad protagonizada por las bandas criminales que como los Caparrapos y Clan del Golfo, entre muchos otros grupos delincuenciales, se disputan no solo el poderío del narcotráfico sino también el control de la minería ilegal que como dicen en la región “se comercializa por toneladas”.

 Vía Semana.