FOTO: Dapard

El Dapard confirmó que continúa la alerta preventiva por el represamiento del río San Julián. Según departamento de gestión del riesgo, el terreno presenta inestabilidad y material suelto por lo que no se recomienda intervención con maquinaria amarilla ni manual, de hacerlo podría desencadenar una avenida torrencial y ocasionar una nueva emergencia.

La alerta preventiva se emite para las comunidades ribereñas del río San Julián en Yarumal y se recomienda a los municipios de Campamento, Anorí y las comunidades ribereñas del río Nechí a estar atentas a los cambios de los niveles de los afluentes hídricos.

Jaime Enrique Gómez, director del Dapard, dijo que debido a las condiciones actuales no se recomienda intervenir de manera inmediata la ladera y el depósito de material. Por esta razón, explicó que no ha sido posible adelantar las labores de búsqueda y rescate del cuerpo de la persona que quedó atrapada por el deslizamiento el pasado fin de semana, ya que de iniciar labores con maquinaria amarilla o con los integrantes de las entidades operativas (cuerpos de Bomberos, Defensa Civil y Cruz Roja) podría ponerlos en peligro si llegara a presentarse nuevamente un desprendimiento.  

“La condición actual representa un peligro latente de remoción en masa, por lo cual no se recomienda intervenir de manera inmediata, de forma manual o mecánica la ladera y el depósito de material. Por la magnitud del movimiento en masa y su inestabilidad no es posible adelantar las labores de búsqueda y rescate del cuerpo de la persona que quedó atrapada por el evento, pues de iniciar labores con maquinaria amarilla o con los integrantes de las entidades operativas, cuerpos de Bomberos, Defensa Civil y Cruz Roja, podría ponerlos en peligro si llegara a presentarse nuevamente un desprendimiento”, añadió. 

Añadió el funcionario que el movimiento en masa afectó aproximadamente 150 metros lineales del trazado de la vía terciaria que comunica con el corregimiento Cedeño. En el lugar, los profesionales del Dapard continúan con el monitoreo constante del río San Julián.